Abstract painting

 

2020-21

Para saxofón alto y ensemble [fl-alto, ob., cl-cb., cfg., tpa., trb., 2 perc., piano, 2 va., 2 vc., cb.] – 12'30"

Estreno (grabación): Jesús Reneses (sax. alto) y músicos del CNSM de París. Guillaume Bourgogne (dir.). Conservatorio de París CNSMDP, marzo 2021

NOTA DE PROGRAMA

Como una masa de óleo que recubre un amplio lienzo, desplazada por una espátula larga sobre toda la altura del bastidor, Abstract painting –para saxofón y ensemble– trata de reflejar, no de una manera narrativa o secuencial, sino como una especie de aprehensión del material musical, el desplazamiento de la masa de pintura sobre el lienzo, la forma que esta masa toma a lo largo de su evolución y los accidentes que parasitan su avance.

La acción descrita anteriormente se inspira de las obras del pintor alemán Gerhard Richter (1932), quien describe así su técnica:

«Con el pincel, usted conserva el control. La pintura está en el pincel y es usted quien hace el trazo. Con su experiencia, sabe perfectamente lo que sucederá. Con la espátula usted pierde el control.

No todo el control, solo una parte. Depende del ángulo, la presión y el tipo de pintura concreto que esté usando.»

Tanto en pintura como en música –así como en otras formas artísticas–, las nociones de material, de velocidad, de ángulo de observación o incluso de presión y ligereza juegan un rol esencial, en ocasiones director del discurso. En Abstract painting el saxofón toma un rol particular: por un lado, su calidad de solista le hace desmarcarse del resto del ensemble por una técnica muy enérgica y virtuosa, con técnicas y gestos instrumentales tanto extremos como de una gran precisión. Por otro lado, hace emanar la música del ensemble –podríamos establecer una analogía entre el solista y la espátula de Richter–, dirigiéndonos de momentos difuminados, pulverulentos hacia otros de una densidad muy exacerbada o de una pulsación casi agresiva.

Es así como toman forma las nociones de velocidad, de perspectiva, de presión o de volumen: a través de una energía instrumental que esculpe el perfil y la temporalidad de la pieza, dando lugar a una música que avanza de manera lineal sin retroceso, a una especie de energía desencadenada, precipitada y –no obstante– contradicha por el principio de la reiteración, e incluso de la repetición pura.

Abstract painting es el título que Richter da sistemáticamente a un gran número de sus obras pictóricas.

Manuel Hidalgo Navas

 

 Pintura abstracta (Abstraktes Bild)

Gerhard Richter (1992). Oleo sobre panel de aluminio, colección privada

— fragmento

.